martes, 20 de febrero de 2007

¿Para qué tanto asueto?

El viernes pasado, encontré colas enormes en diferentes bancos que me recordaban a las que generó la "crisis bancaria" de 1994. Pero, obviamente, tanta conmoción se debía a quienes dejaron ciertos trámites para última hora antes de salir a esa locura de "vacaciones" (¿?) en Carnaval. Era previsible, una vez más ver "en directo" o en televisión las no menos enormes colas que se forman en nuestros anarquizados "terminales de pasajeros" donde no falta, quien haga "lo que sea" por conseguir un puesto en un vehículo desvencijado, sin ninguna comodidad y soportando los dudosos "gustos musicales" de los conductores. No faltan padres y madres de familia humildes que arrastran tras sí a sus pequeños hijos a quienes no les llevan ni agua, ni comida, a la aventura incierta que significa una "vacación" de 3 o 4 dias.

En épocas como éstas, podemos ver en las zonas turísticas buses y camionetas en distintos estados de "mantenimiento" (¡!) trasladando temporadistas, en lugar de prestar el servicio de transporte en las zonas de donde provienen. Es claro que los choferes buscan redondearse la quincena con unos cuantos miles de bolívares, aunque con el calor reinante y las exigencias a las que se someten ellos y sus máquinas, el esfuerzo no parece valer la pena.

¿Y que hay de los mal llamados "operativos"?. Desde hace unos 31 años, los gobiernos distintos han organizado estos mamotretos de planes dizque para "proteger a los turistas", cuando la triste realidad es que éstos siempre terminan con números cada vez mayores de víctimas. Tambien esta es una época muy propicia para ciertos delincuentes que tienen un "olfato" muy especial para detectar a los imprudentes a quienes desvalijan sus viviendas, sin encontrar oposición. Claro, si distraemos a los policías para que cuiden a los imprudentes...

No hace falta haberlo vivido para comprender el calvario de quienes llevan una carpa para acampar en una playa y tienen que soportar el escándalo de sus vecinos. Cuando todo termina, podemos ver a estos temporadistas al borde de la insolación y más cansados y agotados que cuando se fueron...Ésa es la verdad.

Por eso, me permito formular una propuesta que acabe de una vez con estas paralizaciones innecesarias y estas pérdidas irreparables económicas, humanas y materiales. Propongo eliminar PROGRESIVAMENTE los 5 dias de "asueto" (los 2 días del Carnaval y los 3 de la Semana Santa). No falta quien pregunte "Y entonces, ¿cuando vamos a descansar?". Respuesta: sencillamente, estos 5 dias se añadirán a las vacaciones que están contempladas en las contrataciones colectivas. En lugar de pagar 25 dias hábiles, se pagarían 30 y se obtiene más dinero. Es claro que esos 5 dias que se "pierden", deben ser trabajados normalmente. Además, también podrán ser suprimidos paulatinamente todos esas operaciones para "proteger" vacacionistas. Yo creo que, en su mayoría, son personas demasiado crecidas para hacerse responsables por sus propios actos, ¿verdad?. Al ahorrarse las enormes cantidades anuales que cuestan esas operaciones, el Gobierno puede usar esos recursos para apoyar sus Misiones, para obras sociales, potenciar nuestros carcomidos hospitales o destinarlos para que la población reciba eduación para prevenir accidentes y saberse comportar durante las emergencias, como se hace en Japón. Los funcionarios de los organismos de protección, prevención y defensa podrán trabajar a su ritmo habitual sin necesidad de gastar su tiempo implementando planes de emergencia inefectivos.

En definitiva, todos ganan y ahorran no solo dinero, sino también horas de vida, porque no me van a decir que una vacación de 3 o 4 dias, entre carreras y emergencias, va a ser más gratificante que una de 30 dias hábiles. Además, ¿quien dijo que se suprimen las fiestas de carnaval y la asistencia a los templos?. Después de trabajar, se puede disfrutar o ir a rezar, sin necesidad de aguantar el calor infernal del dia. Los únicos que pueden perder son los delincuentes, los especuladores de las lineas de "vehículos chatarra" y los practicantes de la "economía infernal" en las playas dispuestos a desplumar a los vacacionistas, cual si fuesen pollos. Por eso, ya que estamos en una REVOLUCIÓN y la idea es la de cambiar la mentalidad para poder cambiar el país, la próxima vez que piense en vacacionar en esas fechas, piense también en lo que mejor le conviene a todos: o pasar unas vacaciones apuradas y sin seguridad, o trabajar esos 5 dias y disfrutar sin apuros durante 30 dias hábiles. La última opción es, me parece, lo más revolucionario que puede haber. Al fin y al cabo, si queremos que Venezuela progrese, recordemos la máxima de nuestro Libertador: "trabajo, trabajo y más trabajo".

¡Revolución que todo queda!.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal