viernes, 10 de julio de 2009

Tiene que ser la mejor...mientras regresa Don Mel Zelaya

La Boda del Año

No voy a perder mi tiempo respondiéndole al inefable "Profesor Lupa" (ver el artículo http://www.aporrea.org/internacionales/a81517.html), ni a sus ganas de verme armado tal cual "Tortuga Ninja". Prefiero gastarlo haciendo una ironía que se me ocurrió al ver los carteles de los manifestantes que desean el regreso del Presidente Constitucional de Honduras, José Manuel Zelaya. Uno de esos carteles mostraba un dibujo aparentemente tonto, sencillo pero con un mensaje que no tienen otros dibujos "tontos". Mostraba a dos hombres casándose y encima un título: "La Boda del Año".Por supuesto, no voy a caer en la posición ilógica de la homofobia. Antes de hablar de esa "boda", me permito recordar la ocasión en que el humorista y publicista Carlos Sicilia fue invitado al programa de Vanessa Davies, pero no para hablar mal de Andrés Izarra (que si al caso vamos, ambos han sido víctimas de dos poderes distintos) sino de la coincidencia de criterios entre dos nefastos mandatarios como los ya idos "Georgie" Bush y Anthony "Tony" Blair. Sicilia dijo, refiriéndose a las tales coincidencias, que Geogie y Tony "son novios", lo que provocó una reacción de sorpresa en la periodista y muy comprensible. ¿Como decir una cosa de éstas en un estudio sin que se inquiete al menos, quien me entreviste?. Me dió risa, lo confieso, la genial salida de Carlos Sicilia quien hizo uso de una nada fina ironía. Cada vez que se hablaba del asunto, no dejaba de recordar que ambos "eran novios" y no podían, como los bomberos, pisarse la manguera mutuamente.

Ahora, si hago referencia a la "boda del año" no es a la que "protagonizaron" esos hombres sino dos "simpáticos" hondureños algo entrados en años, uno de ellos militar "bien macho" pero "algo" díscolo y un civil que, en sus años finales de adolescencia había sido milico y para más INRI traidor por participar en un Golpe de Estado: Romeo Vásquez Velasco y el "proto-empresario global" de Don Roberto Micheletti. Los nuevos "Juleo y Rumieto" de una equívoca comedia que "termina bien", al menos en apariencia para ambos personajes abominables.

La "boda" de estos hombres se produce porque uno de ellos es destituído de su cargo por desobedecer una Orden Presidencial y el otro, porque completa el mandado y tira "esta parada" apoyado, por debajo de cuerda por los "sectores impíos" que están detrás de Don Barack Hussein Obama, el nuevo firmón de papeles de ocasión y con la "pequeña ayuda" de los amigos a quienes Dios (perdón, es Yaveh) "les regaló" el terreno de miseria que le robaron a sus vecinos palestinos, sirios y jordanos. De hecho, tal como esperaba que sucediera, en una marcha fascista "por la paz" (¿de los sepulcros?) en Tegucigalpa apareció la bandera israelí. ¿Hace falta aclarar más?.

Y como en toda boda católica que se respete, debe haber un sacerdote, en este caso ambos hombres son "casados" bajo el ensordecedor silencio (en la noche, ya todo está en calma...) del Cardenal de Honduras, Oscar Andrés Rodríguez, quien tiene el descaro de pedirle a Zelaya que no regrese para evitar "un baño de sangre". Debe ser que "Su Ilustrísima" se anda creyendo que sin Zelaya al frente no hay ese baño que sirve para marcar los festejos de tan "magna celebración".

Toda boda requiere también del respectivo y odioso papeleo, pero para eso tenemos a la informática. Con software propietario se maquinó un documento "chimbo-legal" para presentar a Don José Manuel Zelaya como un pobre "enfermo" (¿y de que?) que le toca renunciar, para que todo marche bien o sea, ¿ves? y tal...ah, me olvidaba del otro documento de la "elección" por parte del Congreso Infame Hondureño que convierte al apodado "Goriletti" en el Gran Designado de postín y de la "juramentación carmonera". Y como en todo enlace matrimonial que se celebre "por todo lo alto", hacen falta los niños y niñas de vestido blanco reemplazados por los bolsas envenenados por los medios de desinformación habituales y por la gente que va obligada por los "jefes de personal", que se tapa la cara para no "rayarse" ante la Historia. Y en lugar del "Ave María" de Schubert, Mozart, Goudot o de quien sea, el "Himno a la Alegría" de Beethoven en la voz del "gringo" José Luis Rodríguez.

Y para que nada falte en el imaginario pastel de bodas, todos los medios deben celebrar el enlace con una parranda de 20 dias, tan parecida a las exageraciones de los Buendia de "Cien Años de Soledad". Lo extraño es que lo "celebran" silenciando los detalles y las opiniones de quienes no querían que los "dichosos novios" se casaran.

Así pues, tengo razones para suponer que esta ha sido "La Boda del Año" a la cual nadie fue invitado y en la cual, cualquier saboteador que pretenda empañarla hay que liquidarlo, como sea. Por eso, la gestión del Insulso Funcionario no sirvió de mucho para que ambos se divorciaran. Lo mandaron derechito por donde vino. Indudablemente, como en la canción de salsa, esta boda "tiene que ser la mejor".

Vamos a ver cuando duran, entonces "casados" "Juleo Goriletti" y su "carnal Rumieto", a quienes deseamos la mejor de las suertes...cuando ambos paguen en la CÁRCEL y cubiertos de ignominia y desprecio los crímenes que han cometido contra el pueblo de Honduras, como tiene que ser...Hay el caso de que, si regresara Don José Manuel, en las barriadas quieran linchar a los muchachitos y a los que no lo son tanto, que se prestaron a la "labor patriótica" de masacrar, torturar y espíar a la gente que detesta al gobierno de porquería que ambos "cónyuges" sostienen. No lo quisiera apostar, pero es lo que andan buscando.

¡MISTERIOS DE LA CIENCIA!.

Etiquetas: , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal