viernes, 11 de mayo de 2007

La CANTV Renacionalizada

La finalización de la Oferta Pública de Acciones de CANTV en los mercados financieros de Venezuela y Estados Unidos ocurrida el pasado 8 de Mayo, en mi concepto, es una fecha de celebración para quienes creemos en la Revolución Bolivariana. Aunque es una lástima, que este logro no se hubiese podido concretar hace años, uno debe recordar que "mas vale tarde, que nunca".

Este paso liquida al funesto Consorcio Venworld que, en casi 15 años de administración tuvo, justo es decirlo, el acierto de modernizar progresivamente las telecomunicaciones, un concepto en el cual el Estado Nefasto de la Cuarta República nunca quiso invertir adecuadamente. Sin embargo, también es justo decir que esta modernización tuvo sus costos: un costo social, representado en las variadas injusticias laborales y otro económico, con la exclusión de amplias zonas del país (algunas muy cercanas a Caracas, aunque no se crea) por el vil motivo de la "baja rentabilidad".

Entre las injusticias laborales figura, como punto de honor, el pago de míseras jubilaciones de quienes regalaron, por así decirlo, sus mejores años a la empresa. El cierre de las oficinas comerciales de las centrales telefónicas, para reducirlas a una o dos por Estado. La sustitución de empleados de la empresa por contratistas explotadoras. Las reducciones de personal, disfrazadas de "reubicaciones estratégicas". El cierre del, una vez prestigioso, "Centro de Entrenamiento en Telecomunicaciones". Las largas batallas en los tribunales para sobornar jueces. La ausencia de programas adecuados de mejoramiento profesional. Los seminarios "para trabajar mejor en equipo", que solo sirvieron para "evangelizar" a los trabajadores sobre las "ventajas" de la globalización mal entendida: Que las empresas debían ser más pequeñas, para ser más eficientes...pero no menos costosas; que los empleados no debían aceptar, por cualquier razón, regalos de ninguna naturaleza en las épocas navideñas...pero que los "ejecutivos" aceptaban por debajo de cuerda, entre otras tantas estulticias. En fin, ¡que no podría decirles!.

Sobre el "costo económico" hay que recordar que la empresa violó en repetidas ocasiones, con el silencio cómplice de los organismos del Estado, toda clase de convenios que la obligaban a masificar el servicio, a implantar tarifas populares, a instalar teléfonos de llamadas urbanas gratuitas y mucho más. Al contrario, la distorsión de los "planes específicos" a clientes naturales y jurídicos sirvió para alejar clientela que debía despedirse de su línea telefónica.

Si hago mención de todo esto, es porque no espero que salgan los desubicados defensores de la empresa privada a marchar por estas calles en apoyo al casi difunto consorcio, como marchan miles de personas engañadas por el "cierre" de RCTV. Pero, también lo hago porque espero como muchos de Uds. que estas y otras tantas injusticias puedan ser solventadas. Ya empieza a verse uno de los efectos de la renacionalización: la desaparición del "dólar CANTV" que elimina en buena parte al "mercado negro" sin necesidad de decretos, ni de represión. Ahora esperamos que con la reducción de tarifas, anunciada por el Ministro Jesse Chacón, se acabe la "buhonería telefónica" y es posible que ello haga bajar las tarifas en otras empresas, haciendo que quizá bajen los índices inflacionarios, lo que hará nacer al Bolívar Fuerte, con mayor fuerza que la esperada.

Por todo esto, le doy un voto de confianza a la nueva etapa de la Corporación CANTV porque deberá ser la "punta de lanza" y el mejor ejemplo de lo que debe ser una Empresa de Producción Social. El honor del conglomerado laboral de CANTV está empeñado en ello.

¡Dios, Patria y Revolución que todo queda!.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal