miércoles, 23 de marzo de 2011

No le puedo llamar "amistad"

No se para que tantas palabras para denigrar del "Premio Nóbel de la Guerra", Barack Obama si con dos bastan: Traidor y genocida.

No se como calificar a la "gerontocracia china", como la llama Alberto Nolia y la burocracia rusa que se abstienen de votar en contra de una "resolución" para iniciar un ataque genocida contra una nación soberana, como Libia salvo con un solo calificativo: cobardes.

¿Que se puede decir de los gobiernos "amigos" de Venezuela que reciben al asesino Obama que no se reduzca a una sola palabra: TRAIDORES?. Como no calificar a la Francia martirizada por el gobierno neoliberal del personaje arrastrado apodado "CHARCOSí", que quizá le sirva de trampolín a la hija del ultraderechista Jean-Marie Le Pen, con una sola frase: "pequeño país de la mierda", como expresaba un cartel de protesta en contra de la nueva guerra.

Ahora comprendo, en mi ignorancia de la política internacional, que tan apurados estaban los "hermanos" chinos en firmar aquel acuerdo, tan beneficioso como otros, pero teniendo la carta bajo la manga de no aplicar ningún veto a la inicua resolución que dió origen a otra guerra "ilegal e inmoral", como dijera Juan Pablo Segundo. Ahora comprendo el distanciamiento inaceptable de la "companheira" Dilma Vana Rousseff, la Presidente de Brasil, con respecto a nuestro Gobierno, pues acepta de una vez que venga a darle órdenes el "negro" que se graduó Summa Cum Fraude de abogado y experto en debates, para luego desdecirse de sus promesas y leer papeles, que lo hace muy bien, dicho sea de paso. Ningún gobierno progresista puede estar recibiendo a semejante individuo.

Tanta firmadera de acuerdos con los rusos, para que hicieran igual que los señores de la gerontocracia china. ¿Quien diablos asesora tan mal al gobierno que lo hace firmar acuerdos con un gobierno violador de los derechos humanos como el de España, con un "amigo real" que manda a callar a nuestro Presidente pero que viola acuerdos sin que le pase nada porque hay de por medio tecnología propiedad de Estados Unidos?.

¿Quien puede creer que un multimillonario delincuente como Sebastián Piñera vaya a ser amigo de nuestro gobierno, si aplica las mismas políticas torcidas y represivas de Pinochet, aunque sin los desaparecidos para que no lo señalen de "antidemocrático"?. ¿Quien puede estarse creyendo que el lacayo presidente de El Salvador, ayer periodista de "CÑÑ" vaya a estar cuadrándose con la ALBA si no necesita de nuestro Gobierno salvo para que le tiren alguna ayuda?. Ah, pero este caballero está presto a reunirse con Don Barack Hussein, no vaya a ser que le vuelvan otra vez el país un campo de guerra. ¿Alguien va creerse la ingenuidad de que el Presidente vecino "Juan Ma" es "el nuevo mejor amigo" de nuestro Presidente, el Compañero Comandante Chávez, si también aplaude el genocidio?. Sí será pendejo quien lo crea.

Por todo eso, invoco la letra de uno de los boleros que cantaba Tito Rodríguez, "No le puedo llamar amistad", para recordar cuantas puñaladas traperas nos han estado tirando quienes suponíamos amigos del gobierno venezolano. Pero, ojalá que nunca llegue el dia en que tales "aliados" le den el visto bueno a la lacaya ONU para hacerle a nuestro suelo sagrado y a nuestro pueblo lo que cobardemente se le hace a Libia, sin que el representante de la República del Raticano, se de por aludido siquiera. ¡Que diferencia con el mandatario anterior, carajo!.

¡¡¡Que no vuelvan jamás!!!

Etiquetas: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal