jueves, 28 de octubre de 2010

¡Fuerza, Doña Cristina!

Me ha sorprendido la noticia inesperada de la partida de Néstor Kirchner y creo que también como venezolano y, por tanto, ciudadano de la Patria Suramericana, que algo debo decir ante semejante partida.

Es pues preciso, este instante para recordar su legado, pues aunque no fue el primer Presidente Argentino del Siglo 21, sí se le puede considerar, en cambio, el Primer Presidente que fue intérprete, no tanto del Justicialismo como doctrina fundada por el General Juan Domingo Perón sino de "grandes anhelos de libertad y justicia", como hubiese dicho el Presidente Mártir Salvador Allende. Había probado, casi al llegar a los 30 años, el ingrato tránsito por la cárcel durante la infausta Presidencia de Isabel de Perón y casi que fue víctima de la horrenda dictadura que sucedió a aquel gobierno débil.

A pesar de lo que se suele decir del oficio de político, Kirchner acostumbró a su pueblo a una forma de gobierno diferente a las demás. Y esto lo reafirma su reelección siendo Gobernador de una Provincia. Hasta que llegó el momento crucial que anhela todo político: la postulación a la Presidencia. Estaba a punto de salir la castigada Argentina de los amargos gobiernos dictatoriales y luego neoliberales y entreguistas, vestidos de demócratas.

No fue el suyo, como no lo ha sido cualquier otro de la Tierra, un gobierno perfecto. Pero fue el Gobierno que rescató el dinero "acorralado" de los argentinos en los bancos privados de toda piedad con su clientela. Dignificó a las mujeres, hoy mayores, que entregaron sus años juveniles a la lucha silenciosa pidiendo justicia por las desapariciones forzadas y crueles de esposos, hijas, hijos y nietos: Las Abuelas de la Plaza de Mayo. Fue el gobierno que hizo que el pueblo argentino volviera sus ojos hacia la Gran Patria Suramericana. Fue uno de los gobiernos de este lado del mundo que hizo convenios provechosos con nuestra Venezuela. Fue el gobierno que entendió la verdad del impacto tecnológico en la sociedad, masificando las tecnologías libres. El suyo fue un gobierno que liquidó de un solo golpe los mamotretos legales de "Perdón y Olvido" del régimen de Raúl Alfonsín, haciendo que los ayer opresores de la Nación Argentina fueran a dar con sus huesos al lugar donde deben estar los delincuentes: La cárcel. Contribuyó al fomento de la cultura haciendo que actrices y actores recibieran crédito por las obras que protagonizaban, desde una obra de la literatura universal, hasta la más banal de las telenovelas. Su gobierno eliminó discriminaciones por grupo étnico, orientación sexual, religión, clase económica o nivel educativo, ¿de cuando acá un gobierno argentino tomó todo eso en cuenta, con la fuerza de hoy?. ¿Cuanto más debo mencionar?.

He visto las caras llorosas de quienes, aunque nunca lo vieran, le agradecen mucho más de lo que he dicho. Hubo quien tuvo una "saludable" duda o incertidumbre ante la presencia de Cristina Fernández, esposa y sucesora de Don Néstor, en la Presidencia Argentina pero quien la tuvo, para suerte suya y del Pueblo Argentino se equivocó de plano porque ha reafirmado e intensificado la acción de la verdadera Justicia Social. En esto, el legado de Kirchner, ha perdurado. Junto con quienes lamentan lo sucedido, también aparecen, por desgracia, llenas de odio, las gentes inadaptadas que defienden a las dictaduras y al neoliberalismo, gentes que vomitan sus odios sobre la figura del Digno Presidente ya ido en sitios como el del canal noticioso argentino C5N. Que Dios les perdone...Quienes apoyamos al Compañero Presidente Chávez nunca hicimos burla de la muerte del expresidente Rafael Caldera, quien representó lo peor de los gobiernos neoliberales y represivos de Venezuela.

Un descuido de la salud, que puede ser considerado como un sacrificio personal, ha hecho que Néstor Kirchner pase por la Puerta Grande de la Historia Argentina acompañado del agradecimiento y el amor de un pueblo. Quedan como anécdotas una que muestra su relación cercana con el Compañero Presidente Chávez, cuando aquel llamaba a Doña Cristina, recién posesionada de la Presidencia, y le atendió el propio expresidente Kirchner. O aquel gesto de dignidad, reseñado por el periodista José Vicente Rangel, cuando se le presentó el indigno e ilegal presidente (con minúsculas) de la torturada Honduras, Porfirio Lobo pretendiendo saludar al expresidente. Pero Néstor Kirchner, con la dignidad por delante, apenas le contestó su untuoso saludo con un "ah, bueno, mucho gusto" y lo dejó con la palabra en la boca y su mano extendida...Un ejemplo de como deberían ser tratados los gobernantes indignos.

Desde la vez primera que ví actuar y hablar a Doña Cristina, pensé que era una persona inusualmente fuerte, de "mano dura" y de convicciones firmes. Pero cuando existen "los golpes que el cariño no prevee" como éste, cualquiera puede derrumbarse. Alguien ha dicho que ella no es la funesta Isabel, la viuda del General Perón, que se dejó seducir por un político "culebrero" y tramposo, que carecía de carácter y de buenos ejemplos y por eso, Argentina no volverá jamás a ser secuestrada por "aves de rapiña" disfrazadas de militares que la siembren nuevamente de terror y dolor.

Esta noche, Doña Cristina estará físicamente sola. No pueden olvidarse varios años de convivencia y luchas por un mismo ideal. Pero, multiplicado por el dolor y la solidaridad, ahora hay un pueblo que la acompaña más que nunca, que le dará la fuerza para resistir, para seguir luchando y gobernando desde la Casa Rosada para que Nuestra América y la Argentina sigan atravesando las Grandes Avenidas de la Libertad, del Progreso y la Justicia Social. Para que el dolor se transforme en acción, en libertad y se haga alegría al sonar las notas del Himno Argentino, mezcladas con el "Color Esperanza" de Diego Torres.

Que así sea.

Etiquetas: , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal