domingo, 3 de octubre de 2010

Rafael Correa, más arrecho que Jesucristo y Chávez: Resucitó en un dia

Contemplamos con estupefacción las imágenes que por via de los canales estatales o de Internet nos llegaban de la rebelión de unos funcionarios policiales y militares, que prácticamente se convirtió en Golpe de Estado, en contra del Gobierno Legítimo del Presidente Rafael Correa. El argumento usado para disparar esa rebelión fue la Ley de Servicio Público, aún no aprobada y que le quita increíbles privilegios, entre otros, a funcionarios policiales que por el mero hecho de serlo, había que rendirles pleitesía, como si de héroes de la Patria se tratara y convertir su función en una canonjía. Es decir, un empleo de poco trabajo y bastante provecho, como afirma cualquier Diccionario.

Lo que ninguno de los hombres, que fueron manipulados o que eran los "hombres fuertes" de la rebelión, decía era el motivo real de la conjura: un "trabajo" que desde su escondite en Brasil le preparaba al "Imperio Equívoco" un militar traidor que engañó a medio Ecuador y a la otra mitad con su cuento de la Izquierda: Lucio Gutiérrez, que de tan valiente que era, terminó escapando de la Justicia Ecuatoriana. Solo este motivo explica por qué unos cuantos cobardes entre los "alzados" se tapaban la cara con un "pasamontañas" que le gritaban sus vivas a ese individuo no querían siquiera que los fotografiaran. De hecho, y para que nadie dude, algunos de esos agentes del "Desorden Público" se dedicaron a agredir no solo al Pueblo que salió a defender a Su Presidente, sino también a periodistas que forman parte de ese mismo pueblo, fueran de medios privados o estatales. Por eso, esos maleantes destruyeron la cámara de un periodista y le robaron la tarjeta de memoria de su cámara a otro. Y la SIP, ¿donde estaba?.

En un hecho inédito en la historia de los Golpes de Estado, las "eminencias grises" del Golpe se aprovecharon de la disposición al diálogo del Presidente Rafael Correa y de su vulnerabilidad ante algo tan evidente como una operación de la rodilla, algo que exige reposo absoluto y no moverse tanto como él hace. Así pues, todo estaba dispuesto para que otro cobarde le arrojara una bomba lacrimógena que pudo haberle lesionado seriamente y para que, al estar necesitado de atención médica, se le recluyera en el Hospital de la Policía, donde unos "mandaderos" del Lucio El Traidor le secuestraron, mientras el resto se dedicaba a bloquear los aeropuertos y a fingir "adhesión a la democracia" pero exigía que les respetaran sus inconcebibles privilegios.

Por su parte, los dueños de los medios privados ecuatorianos, como pasó en Venezuela el 11 de Abril de 2002, se negaban a transmitir información. Gracias a quienes suben las señales de canales privados de Ecuador, uno podía ver que no había noticieros, sino algún dibujo animado, programas de deportes o telenovelas. Ante tal situación, en otro "golpe" pero ingenioso, funcionarios leales al Gobierno hicieron que las televisoras privadas se "encadenaran" con las estatales Ecuador TV y GAMA TV para que mostraran la verdad al Ecuador y al Mundo, ya que entre esos canales privados hay algunos con salida internacional. Y luego, empezaron las quejas de las personas equivocadas de siempre que declaraban que solo se transmitía lo que le convenía al Gobierno de Rafael Correa...Mientras tanto, un "abogado" de Lucio El Traidor se unió a una poblada de fascistas locales para entrar violentamente a Ecuador TV para cortar la señal seguramente y para defender a los "abnegados" golpistas. Y da la casualidad que una de las integrantes de esa pandilla era una tal María Alejandra Cevallos, "estudiante de derecho" (¿?) del mismo grupo al que pertenece el funesto Yon Goicoechea y el "flamante" diputado Stalin González: la OTPORT, "organización" a la que le gusta "un puñado de dólares". ¿Será que tenemos el placer de verla detenida e invocando "sus derechos humanos"?. Ojalá.

Después de un "compás de espera" que se tornó insoportable, al fin se les ocurrió salir a los jefes de las Fuerzas Armadas que apoyaron a la Democracia, pero exigían la revisión de la "Ley de Servicio Público". ¿Como se entiende esto?: fácil, que algunas de esas personas TENIAN que estar apoyando la asonada...No faltaron quienes, a esta altura de los acontecimientos "en pleno desarrollo" (Walter Martínez dixit) en sus casas, en las calles hicieran comparaciones con los anteriores golpes: que si igual a lo ocurrido con Salvador Allende en Chile, con Chávez en Venezuela o con José Manuel Zelaya en Honduras. No, no podía ser así, había diferentes circunstancias. Hay pueblo, eso sí, que apoyó siempre a Rafael Correa, eso estaba claro, pero ¿y las Fuerzas Armadas?. Cuando no hubo más remedio, había que ceder o con el diálogo o con las armas, como en efecto ocurrió. Y cuando casi todo estaba concluido, el personal de la televisora privada ECUAVISA fue testigo de como algunos de los alzados pretendían disparar en contra de las instalaciones de la empresa.

Pero, el hombre por quien rogué a Dios desde mi casa, salió ileso de este sangriento episodio gracias a los médicos que no lo dejaron tocar de los golpistas, a su equipo particular de "Misión Imposible", ese entrenado para exponer su vida, antes que la vida de un Presidente Legítimo y a esos Militares y Policías Verdaderos que no están esperando reconocimientos y recompensas fuera de los beneficios que reconocen las leyes. Cuando algunos no daban ni medio dólar por la vida de ese hombre dispuesto a morir, la gente leal, que nunca falta, lo rescató y lo dejó donde debe estar presidiendo un Gobierno que más de Revolución Ciudadana, es un Gobierno de Justicia Social. Un Gobierno que toma en cuenta a las grandes mayorías indígenas, siempre desplazadas y oprimidas, a los desvalidos y desechados de siempre que merecen que se les tienda no una, sino miles de manos. "Resucitó" en pocas horas y ahora está sentado en el Palacio de Gobierno, donde seguirá mandando con el apoyo del Pueblo y las Verdaderas Fuerzas Defensoras del Orden.

Finalmente, el Compañero Presidente Correa, casi como si nos leyera el pensamiento a todas y todos, terminó expresando lo que yo quería oirle: "no habrá perdón, ni olvido". Que sea una lección, para que "se la graben profundamente", como dijo el Presidente Mártir Allende, el Imperio Equívoco y sus lacayos de siempre que quieren impedir que el Pueblo camine por las Grandes Avenidas de la Libertad, la Justicia y el Progreso no depredador.

Al cabo de mi artículo, una humilde petición de este servidor venezolano al Presidente Don Rafael Correa: que cree Milicias Populares, no importa si alguien dice que Ecuador "se cubanizó". El Pueblo organizado JAMÁS será derrotado.
Y los traidores ¡¡¡QUE NO VUELVAN JAMÁS

Etiquetas: , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal