jueves, 5 de julio de 2007

Los Tres Mosquiteros

Allí estaban en el sarao preparado para la despedida del ex-embajador Don Willy Brownfield, los ahora llamados "Tres Mosquiteros". Celebraban la última payasada de Willy de colocarse una franela "roja-rojita" impresa con la frase "¡Uh!, ¡Ah!, ¡Brownfield SI se va!". Faltaba entre la concurrencia la presencia del Urósico Jefe de la Pandilla, para terminarla de poner completa, al igual que la de RosaLIO Rastrillo Lara. Allí estaban degustando un buen trago, pero no de "pinche aguardiente" estilo Eneas Perdomo, sino de un buen "Scotch" seguramente de 18 años junto con excelentes manjares, tributo obligado que los autodenominados "Príncipes de la Iglesia" deben pagar por su entrega, su sacrificio, por su "labor pastoral entre los pobres (oposicionistas)" y otras tantas comándulas que ríete del "Spritero" Omar Lares: ¡Se cansa uno!.

Al contemplar la fotografía donde aparecen, lamenté que a todo un Señor del Cine, como lo fué Don Luis Buñuel, no se le hubiera ocurrido la idea de "picar" más a los Mandamases de la República del Raticano ("Desorden Público" dixit), incluyendo la "enjuta" figura de, al menos, tres Obispos o Cardenales, así como la de alguna monja administradora de algún Colegio Privado "bendito", en su obra maestra "El discreto encanto de la burgesía". Pero, de haberlo hecho, es probable que apareciera el tradicional grupito de desubicados en la entrada de los cines, pidiéndole a la gente no ver aquella película que "ultrajaba" al credo católico. La misma farsa que se repetiría, décadas después, con la película sobre el crimen del joven Padre Amaro.

El primero de los que ví en aquella fotografía era "Ofidio Inmorales" Pérez, "gran paladín de la moralidad" que escribe en un lenguaje grandilocuente lo mismo en "El NAZIonal" que en la hoja de los Domingos de los templos católicos. Acerbo crítico de las desviaciones inaceptables de la televisión privada venezolana, que no dudó en colgarse de la "sotana" de "Monseñor" Caldera cuando andaba en afanes de candidato hasta alcanzar la Presidencia. Uno de sus máximas "hazañas" había sido el expulsar de la Presidencia del Canal "Niños Cantores del Zulia TV" a Monseñor Gustavo Ocando Yamarte, hombre demasiado incómodo para "Su Ilustrísima", pues apoya públicamente a la Revolución Bolivariana. No dudó jamás en dar clases de moralidad en sus mortalmente aburridoras columnas, pero aceptaba con evidente gusto las "donaciones frecuentes" que solía hacer, en sus tiempos de efímera gloria Blanquita "La Innombrable"...Sobre todo si incluían algún automóvil bien "decente" para facilitar su "labor pastoral".

El segundo es Robert "Licka" tan de ancestros alemanes como la simpática internacionalista y comunicadora social Doña Beatriz de Majo y tan eficiente como ella que da gusto, carajo. Tan "paladín de la moralidad" como el otro, y quien aun no era obispo ni siquiera por carambola, en los tiempos de "La Innombrable". Crítico acerbo de las miserias televisivas que, cuando era invitado de honor del MalSer Graniel y de Don Gustavo "El Global" en los programas de opinión y en las procesiones de la imagen de la Virgen María en cualesquiera de sus 13.999.999 de advocaciones, inexplicablemente se quedaba callado. Su supuesta imagen "equilibrada" ha estado dando tumbos miserables hacia la derecha al denunciar las pretensiones inadmisibles del "Zambo de Miraflores" de querer perpetuarse en la Silla. ¡Que horror!.

Y para finalizar, en otra esquina de la foto aparecía "Va-a-saltar" de La Porra, cuya actuación más destacada el 11 de Abril de 2002 fue la de servirle de "confesor" al Presidente (contaba La Bicha Berenice) para luego entregárselo a los militares que se proponían despacharlo cual si fuese Salvador Allende, cosa que por fortuna no ocurrió. Y que por cierto, debió andar por los pasillos de Miraflores, bendiciendo el Golpe Carmonero. Y por allí dicen las malas lenguas, que quería suceder al Cardenal Velasco y por ello, no quiso aparecer como firmante del acta chimba del efimero gobierno carmonero. Pero se quedó con las ganas, compadre.

Reconócelos, pueblo. Son éstos los "prohombres" que tienen al diablo bien metido en la sotana, tanto que serían capaces de hacer un Te Deum si pasara lo que no queremos que pase. Son de los que hablan de los frecuentes atentados a la libertad de expresión, pero se parecen demasiado a los que dicen que no tienen más aliento y sin embargo pueden expresarse sin él. Son la "mano derecha" de la burgesía que piensa todavía, como en las épocas preindependentistas, que "toda autoridad viene de Dios"... Solo que ese Dios tiene más cara de "Tio Sam" que de la imagen que uno concibe del Creador. Son los que hablan majaderías y pretenden convertirse en dueños de la verdad y tapan las trapacerías y los delitos de ciertos sacerdotes. Son los "Defensores de la Religión" pero que, en lugar de imitar en sus posibilidades el ejemplo del Señor, disfrutan como el que más de los placeres terrenales. Son de los que dicen, como cierto sacerdote maracayero que el "RRRRÉGMIEN" de Pinochet "entendió al hombre" (¿?). Y de paso, todavía no denuncian la invasión de sectas de orientación anticomunista que tienen sus propios medios de comunicación, ni condenan el "engaño adaptogénico", ni la corrupción en su propio seno. Nada, están demasiado ocupados cumpliendo otro guión, como para identificarse con el pueblo.

¡Que no vuelvan jamás!.

Etiquetas: , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal