martes, 4 de noviembre de 2008

Simón Bolívar que estás en el cielo


A estas alturas, aún hay quienes se preguntan para que puede necesitar Venezuela un satélite artificial. Invocan que la pobreza, la falta de empleo y de insumos en hospitales de todo tipo. Los mismos argumentos de quienes defienden a esos gobiernos que no fueron capaces de paliar esa pobreza, desempleo y problemas hospitalarios que tanto evocan. Algunas personas pudiesen argumentar que como nuestro país no tiene el área de Estados Unidos, México o Brasil, dicho gasto es más un despilfarro de propaganda que
una inversión...Será que ignoran que España es más pequeña que Venezuela y también tiene sus propios satélites. ¿Por qué no podemos, entonces?.

Históricamente hablando, las redes de telegrafía y telefonía nacieron en los Estados Unidos de América. Cada país comenzó a desarrollar sus propias redes y cuando necesitaron conectividad internacional...se comunicaban con cable submarino con esa nación. Igual pasó con la red Internet, proyecto de una organización de la Fuerza Armada Estadounidense. Nació allí y cuando Rusia, Japón y Finlandia, la patria del LINUX, quisieron conectarse...debían pasar por Estados Unidos. Venezuela tiene, en materia de telecomunicaciones internacionales, tres maneras de salir y entrar: cables submarinos de cobre, cables similares hechos de fibra óptica y enlaces satelitales y de microondas con las poblaciones vecinas a la frontera colombo-venezolana. En el caso de los cables submarinos, al principio todos se conectaron...a los Estados Unidos. Y los satélites artificiales, ¿a quienes pertenecen?. Respuesta: a empresas privadas de ese mismo país, a las cuales el Gobierno Venezolano paga un monto anual para que suban sus señales.

Esas conexiones con Estados Unidos, tal y como anda la cosa con el desgobierno de "Georgie" Bush, podrían ser "canceladas" como una forma de presión hacia gobiernos "inamistosos". El resultado es que no se necesitan invasiones militares. Con dejarnos incomunicados, basta y sobra. Por eso, aplaudo y celebro con las mismas efusiones de los "Cazadores de Mitos" el lanzamiento de nuestro Pimer Stélite Atificial que nos permitirá resolver éstos y muchos otros problemas que irán surgiendo en el futuro, algo que pudo preveer la mente de alguien tan especialmente visionario como NUESTRO Gran Científico Don Humberto Fernández Morán. Alguno se preguntará, pero ¿y si apenas dura 15 años, no es también un desperdicio?. Eso equivale a no querer comprar un vehículo porque un mal día, dentro de no se cuanto, se convertirá en chatarra.

Y de paso, sería bueno recordar la idea del "Backbone Latinoamericano", la gran "espinal dorsal" que permitirá la unión de las diferentes "partes" de Internet que se hallan en nuestro continente. Este satélite, indudablemente representará un ahorro de pagos que no serán más hechos a empresas privadas. Y cada vez que se haga una llamada a Colombia, por ejemplo, no hará falta que sea enrutada a Estados Unidos (¡otra vez!) y de vuelta a Colombia. ¿Se dan cuenta el por qué una conexión telefónica a ese país resulta tan cara como una Estados Unidos?.

Es lógico que no sean filtrados tantos detalles técnicos del satélite, más aún cuando es posible interferir la actividad de uno de ellos desde tierra, o mediante otro satélite artificial. Si fuera tan vulnerable como cierta gente cree, podríamos olvidarnos del proyecto y darlo por perdido. Pero eso, si Dios nos acompaña en este esfuerzo, no sucederá. No más explicaciones para convencer a los que ligaron a que el satélite estallaba, que se iba a salir de la órbita terrestre, a los que pensaron que tenía objetivos militares y a los que hablaron de que no podía ser un proyecto sustentable...o que lo secuestrarían desde algún platillo volador. Para estos personajes, desde los medios de desinformación de los "sectores impíos" les tenemos un consuelo: Que celebren esta noche o cuando quieran el "Hallogüin", que al fin y al cabo la "dictadura" que "padecemos" todavía no lo impide...¡pero en Miami!.

Simón Bolívar que estás en el cielo, que todo queda.

Etiquetas: ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal