martes, 11 de diciembre de 2007

¡Cállate Marisabel! (y II)

Antes de que este tema del Referendum Constitucional sea "barrido" por otros temas de actualidad, me permito recordar un incidente ocurrido el pasado Domingo 2, cuando la señora Marisabel Rodríguez hacía su cola para votar. Allí comenzó a recibir abucheos de personas partidarias del Presidente. Pero, en ocasiones tan "especiales" como ésta, pueden llegar periodistas (los de verdad y los "otros" como el tal Gustavo Azócar y la "Papo") y convertir una simple declaración en una "proclama nacional". Allí afirmó, en forma tajante, dirigiéndose al Presidente que "Quiero que se sienta bien feliz de lo que está logrando, del odio que ha metido en la población...". ¿Del odio?. ¿De que estará hablando esta Doña?.

A doña Marisabel tendríamos entonces, otra vez, que recordarle no solo su vínculo con su "odioso y odiado" ex-esposo, que se llama Rosinés, sino que le acompañó en toda la campaña electoral del año 1998 llamando al electorado a votar por el hombre de quien hoy reniega. Debemos recordarle que ENGAÑÓ a millones de votantes al postularse como candidata a Asambleísta, cuando yo pensaba que era mejor "cruzar el voto" y colocar allí personas que nos pareciesen equilibradas y no simples aduladores del Presidente. Hasta donde recuerdo, su actuación se limitó, como otros y otras Asambleístas a decirle que sí a toda proposición del Comandante Chávez y sus asesores. Y debería recordarle que en tiempos del ex-calientapuestos Jaime Lusinchi, su esposa Gladys Castillo fue EXPULSADA de La Casona, sin derecho a defenderse, y solo dos medios se atrevieron a reseñar lo ocurrido. Si el Presidente Chávez hubiese sido un machista confeso, tendría motivos para decirlo. ¿O no?.

No se me olvida que la doña de marras era demasiado amante de la frivolidad al usar los actos oficiales como pasarela. Dígame aquel desfile nocturno de un 5 de Julio, cuando dos notas discordantes fueron motivo de burlas: aquel General que parecía un tapón embutido en su tanque de guerra (Manuel Rosendo, por si lo olvidaron) y ella misma con un sombrero para protegerse del ardiente "sol nocturno", para decirlo en palabras del escritor Ernesto Sábato. Y como el personaje de su novela "El Túnel", la señora Marisabel estaba en un túnel con ocasionales ventanas que le permitían ver el exterior, aunque no del todo. Y cuando salió del túnel, del "engaño" de los ideales que antes apoyaba, se convirtió en la señora elegante que ahora destila en sus palabras gota a gota, el veneno que ahora atribuye a quien fuera su esposo. Y el caso es, que la señora Marisabel ahora solo encuentra consuelo para sus rabias y sus posibles frustaciones en los medios de los "sectores impíos" llámense GLOBOESCORPIÓN, el NAZIonal, RCTFué Internacional y DESUnión Radio, entre tantos otros medios "luchadores" contra el régimen de corte "castro-comunistoide".

Lo único que he podido sacar como conclusión es que doña Marisabel solo quería la vana pompa y la exposición a los medios. No deseaba comprometerse en algún modo con las ideas que pedía apoyar. Como toda gente que reniega de sus ideales, ahora solo le queda echar basura aunque sea en forma elegante, "arrojar lodo" al rostro del contrario al faltarle argumentos y sembrar cizaña como pueda. Ahora, en el medio de esta dialéctica poco noble queda una niña, pero un ser pensante al fin y al cabo. Me compadezco del Presidente cuando dice que ya casi no la ve, por lo ocupado que él se encuentra o por cualquier otra razón que no indagaré. Puede ser que la siembra de cizaña la alcance a ella, por obra de la fatalidad. Ojalá que no: Amén.

¿Y por qué no te callas, Marisabel?. O sea.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal