jueves, 29 de noviembre de 2007

Se le cayeron las enaguas...

Gracias a la TV por cable, veo uno de los pocos programas de humor decente que quedan en nuestro continente: Sábados Felices, un programa que nos recuerda que entre Colombia y nuestra Venezuela, hasta en común tenemos el sentido del humor. En una de sus emisiones, mi familia y yo observamos algo insólito: una parodia del Presidente Uribe, en un país no acostumbrado a la burla a la figura Presidencial. La caracterización la hacía el humorista colombiano Nelson "Polilla" Polanía y su Vicepresidente era interpretado por su colega Juan Ricardo Lozano. Para no hacer larga la historia, el Presidente Uribio (como se le llamó en el show) era aconsejado por el Vicepresidente para que no sacara un muñeco de cuerda con su imagen porque "a los gringos les gusta más una marioneta". En casa, largamos la carcajada y aun hoy nos preguntamos "¿como fue que nadie tomó represalias?".

Pero la reciente descalificación de esta marioneta de los "sectores impíos" del Norte, hacia el Comandante Chávez no debía sorprender mucho. En efecto, cada vez que los veía juntos en actos oficiales se me ocurría pensar que o bien el Comandante debía estar ciego para negociar con el Presidente "Paraco" o es que Uribio se hacía el pendejo. Hasta el hoy desacreditado Miguel Salazar, en más de una ocasión señaló las estrategias y agendas ocultas de este caballero en las páginas de "Las Verdades de Miguel". Obviamente, que entre Presidentes el trato no podía ser como uno se lo imaginaba. Pero, al oir la sarta de sandeces proferidas por el Señor Uribio, creo que habría que tomarle la palabra del Presidente Chávez en cuanto a que "se le cayeron las enaguas" como dijo en el programa de este Domingo 25.

Como el tema histórico no deja de apasionarme, no dejo de releer las novelas de ese corte que ilustran a veces mejor que un libro de historia y para ello me remito a "El General en su laberinto" de Gabriel García Márquez, quien contara como asesor al muy digno historiador (y en mala hora ido) Don Vinicio Romero. Hago mención de este aspecto, al darme cuenta de la supina ignorancia del presidente colombiano, pues termina defendiendo la memoria (¡justamente eso!) del "Hombre de las leyes", el General Francisco de Paula Santander.

Esta comprobado, sin ninguna duda, que el General Santander fue el cerebro detrás del atentado que estuvo a punto de sufrir el Libertador en Bogotá el 25 de septiembre de 1828 en el Palacio de San Carlos. Una vez dominada la insurrección, el propio Santander tuvo el descaro de acudir a la Plaza Mayor a felicitarlo, mientras el General estaba bajo la lluvia, acompañado de sus tropas y del pueblo que había ido a condenar el atentado. Fue su colega de armas, Rafael Urdaneta quien encabezó un tribunal que juzgó culpable a Santander. Sin embargo, en un gesto inusitado, tal vez por haber sido amigo suyo en otro tiempo o por haber dado forma jurídica a las nuevas repúblicas, le perdonó la vida a cambio del destierro. Algo que no quiso hacer con el General Manuel Piar y menos con el héroe de la Batalla Naval del Lago, el Almirante José Prudencio Padilla a quien hizo fusilar, sin haber muchas pruebas en su contra. La historia cuenta que la gratitud de Santander se limitaba a enviar cartas desde Europa llamando al desorden y a la anarquía. Y después de nueve meses de muerto el Libertador, un Congreso Indigno y arrastrado lo hizo elegir Presidente de la República en ausencia. Así éste regresó a liquidar lo poco que quedaba de la frustada obra de Bolívar. Hizo eliminar todo lo que oliera a bolivarista e hizo desterrar a la propia Manuela Sáenz, yendo a parar con sus huesos al puerto infernal de Paita, donde habría de morir.

Así que sería mejor que Don Uribio, antes de seguir ladrando invectivas en contra del Comandante y Presidente Chávez, busque la compañía de buenos libros de historia y de gentes que si sepan de ese tema, como el propio García Márquez...no vaya a ser que además de las enaguas se le termine cayendo otra cosa que no deseo nombrar, al títere del Palacio de Nariño.

Más historia, que todo queda.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal