domingo, 11 de noviembre de 2007

La indignidad del Juan Carlos de Bolsón

Cuando uno cree que lo ha visto todo en las muy predecibles e inútiles cumbres, por no salirse de un mismo guión que de tan visto ya causa aburrimiento, viene un incidente ocurrido en este Sábado de Gloria a darle colorido. Pero, ojalá fuese un motivo más digno el que "coloree" una gris reunión. Es el primer incidente que uno ve entre dos jefes de Estado: uno de ellos REALMENTE ELECTO por el pueblo y otro elegido "por la gracia de Dios". Sí, de "Dios" Francisco Franco Baamonde uno de los más sanguinarios dictadores del orbe, quien ante la disyuntiva de quedarse sin sucesor o poner a un advenedizo allí, prefirió esta última solución para poner a un solemne MAJADERO sin ninguna clase de honor, ni siquiera académico, hijo de gente que fue exiliada por ese mismo dictador cuando empezó su régimen terrorífico marcado por el asesinato, entre otros, de un intelectual como Federico García Lorca. Algo que por cierto, se les olvidó a cierta "intelligentsia" muy amiga de los anarquistas de siempre.

¿De cuales zurdas razones semejante hombre se permite mandar a callar a un Jefe de Estado?. ¿De cual moral se agarra semejante guabinoso personaje para comportarse en manera tan arrogante delante de un foro mundial?. Nunca lo oí pronunciarse sobre las atrocidades del "Dios", que lo colocó en un trono que se me antoja más inútil que un concurso de belleza, ni sobre la infamante pobreza de España adentro de regiones donde un peine simple parece toda una fortuna. ¿Que puede llevar a semejante caballero a participar en un foro en el cual nada tiene que aportar, ni que decir?. Nada, a Juan Carlos "de Bolsón" solo le importan la vana figuración y su exposición a los medios tales como la estulticia que bajo el nombre de "¡Hola!" se encarga de seguirle los pasos a él y a su familia desde que se levantan hasta que se acuestan.

Creo conveniente recordarle a este caballero de donde procede. Es uno de los últimos troncos de la indigna familia Borbón contra quien luchó nuestra generación de Generales de Hombres y Mujeres Libres. El propio Fernando Séptimo, uno de sus más preclaros "representantes", fue quien se dejó hacer prisionero de Napoleón Bonaparte y que le dió la mejor de las oportunidades a quienes buscaban nuestra independencia. El mismo hombre que hizo venir a un Vicente Emparan que no pudo contra la ambición de "sus gobernados" de querer ser libres. El que nos hizo el "regalo" de enviarnos al "Pacificador" Pablo Morillo, de cuyo proceder la Historia Patria guarda espantosos recuerdos. El mismo cuyas huestes fueron vencidas por Simón Bolívar, entre tantos otros. El que hizo regresar a la cohorte de militares que pretendió reconquistar lo que nunca le perteneció a ninguna corona...y que regresó con el rabo entre las piernas. No sin antes retener en su tierra el repele del saqueo de sus ancestros. Algo que muy posiblemente olvidó el "ladrón de 7 suelas" que gobierna en Perú...Por eso sería mejor que su "Graciosa Majestad" se ocupe de mandar a callar a quienes le humillaron a su hijo Felipe y a su nuera Leticia. O, en su defecto, al propio pueblo español, el dia tal vez no muy lejano, cuando mediante un muy Soberano Referendum le diga a gritos que NO necesita de una familia inútil que le esté expoliando con altos impuestos para financiar su muy español y "católico" estilacho de vida...con bautizo incluído en las aguas contaminadas de indignidad del Rio Jordán.

Digo, si es que aún le sobran ganas de mandar a callar a alguien...¿tal vez a Michelle Bachelet?.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal