lunes, 1 de enero de 2007

Hasta nunca Saddam...¿y los demás?

No me gustaría empezar el año con un tema tan "tétrico", pero una reflexión es necesaria respecto al ajusticiamiento de Saddam Hussein. Se dice que este, llamésmole "caballero", hizo alguna que otra cosa "buena" por los suyos (se habla de algún intento de planes sociales), pero lo poco que hizo fue ocultado por haber mantenido en el atraso a su nación y por su acción decididamente genocida. Esto no necesita de mayor demostración, ni tampoco el hecho de que el gobierno estadounidense presidido por el hombre más nefasto que se haya sentado en la Silla de la Casa Blanca, realmente cometió una invasión del suelo iraquí. Somos totalmente contrarios a las dictaduras y a la pena de muerte, pues esto no suele verse más que como una injusticia que "remedia" a otra injusticia. ¿Alguien recuerda el "caso Rosenberg"?. Si no es así, busquen en Internet...Se les ajustició sin mayores pruebas y todo en nombre del más feroz anticomunismo.

Algunos dicen que ésa era la suerte que merecía Saddam. Si eso es así, entonces esto también lo merecerían los peores dictadores del orbe, llámense ellos Pinochet (que todavía tiene dolientes), Milosevich (muerto en pleno proceso, dicen que envenenado), Noriega, Stroessner y un largo etcétera. Lo que no se dice mucho, es que todos ellos habían recibido de algún modo APOYO de los gobiernos de Estados Unidos, hasta que dejaron de serle útiles: así paga el Diablo, a quien bien le sirve. Pero, ¿y que hay de aquellos que invaden, que pretenden que su país sea "El Policía del Mundo", que desangran las arcas de sus países para que a su vez se derrame sangre por defender una supuesta democracia, que propician golpes de Estado sangrientos y que se reservan el derecho exclusivo, con sus "socios", de llenar al mundo de armas de destrucción masiva?. Entonces, George Bush (padre) y su maniático hijo, son representantes de esa clase de personajes abominables, a quienes la Historia condenará en lo sucesivo, tanto como lo hará con todos los dictadores que nombramos. ¿O es que eso no merece condena también?. Ah, pero nunca falta el ingenuo que diga «Pero si Estados Unidos no elimina a las dictaduras, ¿quien lo va a hacer entonces?». Hace tiempo que aprendí que, así como nadie debe entrometerse en la vida privada del prójimo, TAMPOCO ningún país debe hacerlo con los asuntos internos de los demás...Que no es lo mismo que prestar apoyo de cualquier clase, mediante convenios. Debe ser que, o soy yo el ingenuo y debería "desaprender" lo que adquirí en el colegio, o son estos ingenuos, los que tienen que regresar a la primaria INMEDIATAMENTE.

Cambio conciencia por conocimientos de la primaria, que todo queda...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal