jueves, 1 de enero de 2009

Bonito "regalo" de Fin de Año...

Reláfica Sionista

Un hombre, vestido de negro cerrado, de barba larga, con un sombrero no tan "hongo" como el de los indígenas altiplánicos, de lentes casi oscuros para que no supieran que estaba mirando, se acomodó en frente de la cámara de televisión, sacó un papel bien escrito mediante Microsoft Word® (marca registrada, por si acaso), pero usó el tradicional "teleprompter" y empezó su perorata sin mirar al escaso público vestido de modo semejante que estaba en la sala. Extrañamente, en lugar del idioma tradicional, empezó a hablar en un español claro y sin tropiezos...


«Ante todo, mis mejores deseos para quienes creen en la Navidad y las dichas del Año Nuevo. Siempre es reconfortante entenderse con los demás mediante estos saludos. Pero, no vine a hablar de eso. Es para explicar algo que no todos entienden y perdón por ser tan directo: por qué somos los ELEGIDOS y el PUEBLO DE DIOS...perdón, de Yaveh. Es una vieja historia: no lo entendieron los Faraones y su corte, los Romanos Imperiales, los nazis y menos la gran mayoría de los demás pueblos de hoy. Durante unos pocos siglos, nuestros antepasados tenían nacionalidad, pero no un territorio. Gracias a ese hombre extraordinario que sacó a nuestros antepasados de Egipto, supimos que él tenia una conexión directa, como ahora dicen, con Yaveh y que habia una tierra prometida solo para nosotros.»

«Claro, no nos dijo aquel hombre que los que ahora llaman "palestinos" nos abrirían las puertas cuando los antiguos esclavos llegaron al territorio glorioso donde ahora estamos. Pero estos palestinos tampoco entendieron nuestros privilegios. Y aún menos un tal Jesús que podría ser un extraordinario orador, profeta y predicador, claro, pero que siendo de los nuestros, nos dió la espalda porque tenía que ser el Verdadero Libertador que esperaba nuestro pueblo, que para que vamos a hablar de los generales que liberaron la América. Menos mal que, pese a ese "accidente", durante varios siglos algunos de nuestros antepasados se encargaron de crear riqueza y traerle felicidad (a nuestro modo) a la gente.»

«Comerciantes y banqueros dieron lustre a nuestra nacionalidad...pero seguíamos sin tierra. Pero, cuando terminó la Segunda Guerra, nuestro pueblo que tanto sufrió y sufre por la incomprensión absurda de otros pueblos, tuvo tierra gracias a ese prohombre que fue Don David Ben Gurión, quien era polaco de nacimiento pero judio verdadero de corazón y a la pequeña ayuda de grandes amigos que, cosa extraña, eran dos imperios: el inglés y el americano. Y todo porque nuestros hermanos políticos, banqueros y comerciantes hicieron bastante presión para que así fuera. Claro que no todo fue un lecho de rosas: bien saben que apenas declaramos nuestra independencia, nuestros vecinos empezaron a hacernos la guerra. Y seguimos de guerra en guerra, hasta que uno de nuestros dirigentes que mejor no nombro, con el ¿Señor? Arafat y Bill Clinton firmó una paz tramposa que deshizo nuestro bien ponderado Benjamín Netanyahu (perdón, casi suena como "Net And Yahoo").»

«Creamos con gran esfuerzo en este territorio sagrado ciencia e industria, mientras que en los alrededores ni nos llegan a los tacones. Claro, que nuestros amigos todos los años nos dan un buen presupuesto, ya que todas y todos saben, que sin eso no podemos vivir. Y hasta tenemos nuestros "aliados inconscientes": los "hermanos protestantes". Entre nos, no nos agradan gran cosa pero les toleramos cuando vienen a nuestra tierra y dejan sus dólare$$$ en ella y, cuando les dicen que Dios (perdón, es Yaveh) no le da tierra a nadie, ni tiene pueblos favoritos ellos dicen que "si lo dice la Biblia que es Palabra de...bueno Yaveh, entonces no hay que discutir ni buscar títulos de propiedad.»

«¡Y ahora nos critican porque les damos nuestra "ofrenda" a los palestinos de la Tierra de Gaza!. En estos pueblos, generalmente de dictadura izquierdista hablan de paz y terminan sembrando el odio...¿Como es posible que nos pidan que no nos defendamos?. Si matamos (y sin querer, lo juramos) a una señora que estaba cocinando o niños jugando, ¿que culpa tenemos?. Esos son "daños colaterales", inevitables... Por eso, nuestro eficiente equipo de propaganda le dijo bien claro a Nuestro Gran Amigo George Walker Bush o al Amigo Reciente Barack Obama que si quieren contar con nuestro apoyo irrestricto, que debían darnos ese permiso para disponer de nuestra Tierra Sagrada, aunque esto parezca otro estado más de la Unión Americana...»

Por fortuna, desperté de la pesadilla. El despertador anuló el discurso tan parecido a lo que dicen en Globovisión...

(¿Continuará?)

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal